El inspector de soldaduras en el buque, Diego Segovia, y el coordinador de la logística para la modificación de la nave, Efraín Rodríguez, confirmaron que las pruebas continuarán durante la noche, y estarán en condiciones de izar el minisubmarino de la Marina de los Estados Unidos sobre el barco a primeras horas de la mañana.

Luego de verificar la Prefectura los trabajos realizados, y tras los trámites de Aduana, a partir del mediodía está previsto el inicio de la navegación hacia las aguas en donde se enfoca la búsqueda del submarino.

El buque Sophie Siem demoró su salida, prevista en principio para las 17 de ayer, por no poder izar el minisubmarino que servirá para el eventual rescate de los 44 tripulantes del ARA San Juan, debido a la fuerza del viento, que sopla a más de 50 kilómetros por hora en Comodoro Rivadavia.

Técnicos argentinos y la Marina de los Estados Unidos realizaron con un contenedor la última prueba hidráulica para verificar la correcta instalación y resistencia de la grúa que sostendrá el minisubmarino, el primero que llegará al área de 125 kilómetros de radio, donde ahora está enfocada la búsqueda del submarino perdido, señalada por el organismo internacional con sede en Viena como el lugar donde se produjo un “evento anómalo, único, corto, violento, consistente con una explosión no nuclear”.