Inicio » Destacados » La suba del dólar y el combustible dispara precio de alimentos

La suba del dólar y el combustible dispara precio de alimentos

Las grandes cadenas con presencia en La Rioja, acusan a los fabricantes, que a su vez alegan que los costos no paran de subir. Los ajustes llegan a ser de hasta el 6% en apenas un par de semanas. Nación no interviene, esperando que sea la propia demanda la que ponga límites. Aquí, los productos picaron en punta.

Las razones pueden ser varias, pero el resultado final, uno solo: el aumento en los precios de los alimentos ya es una constante que se repite mes a mes. Y febrero no ha sido la excepción a esa regla.

Las principales fábricas aplicaron ajustes de hasta 6% en sus productos muchos de los cuales forman parte de la canasta básica.

A la hora de efectuar mediciones y brindar pronósticos, la consultora Elypsis es una de las dos más prestigiosas del mercado, ya que releva cerca de 300.000 artículos listados en las góndolas de los supermercados.

Precisamente, esa reputación es la que pone sobre relieve el dato sobre el 2,5% de aumento promedio que detectó en el rubro alimentos sólo en la primera quincena de mes.

Las remarcaciones llegan vía e-mail desde las industrias hacia las cadenas de súper e hipermercados, y también a mayoristas. Nadie queda a salvo de los incrementos, ni los que tienen atención directa al público ni aquellos que distribuyen la mercadería.

Las listas de precios, incluyen a los artículos de empresas con fuerte protagonismo en los distintos rubros.

Entre ellas, Molinos (fideos, aceites, arroz, harinas, polvos para la preparación de postres, helados), refinerías de Maíz (mayonesas, puré de tomate, caldos), La Morenita (cafés) y Dos Anclas (sal, vinagres).

Pero hay más, también se registraron fuertes incrementos en fiambres -de entre 5% y 7%- y en conservas de caballa, sardinas y atún.

De acuerdo con la medición de Elypsis, durante los primeros 15 días de febrero también hubo importantes alzas en alimentos frescos.

Las carnes, por caso, registraron ajustes del 2% promedio, por debajo de otros productos de la canasta básica, como las frutas (5%) y verduras (3%).

“Notamos una aceleración en los aumentos de los alimentos durante la primera quincena. En algunos casos, como las frutas, incluso volvieron a subir durante la tercera semana un 2% promedio adicional”, afirma Nicolás Abuchar, economista de la consultora.

Los productos panificados fueron los que menos se movieron, al menos en esos primeros 15 días del mes: 0,6% promedio.

Estos repuntes, que tanto castigan al bolsillo, se dan en medio de un enfriamiento del consumo popular.

De acuerdo con la última medición del INDEC, las ventas de las grandes cadenas de supermercados se estancaron, en línea con lo que el propio organismo viene midiendo sobre la actividad económica.

La dinámica de los precios preocupa al Gobierno Nacional y, para peor, los propios funcionarios admiten que aún no le han encontrado la vuelta.

“Tenemos muy pocas herramientas para derrotar a la inflación”. Esta declaración, que pertenece al mismísimo Nicolás Dujovne, no deja de sorprender a propios y ajenos.

“Va a bajar en los próximos meses y aún trabajamos con la meta del 15%”, expresó el funcionario, y aseguró que su colega del Banco Central, Federico Sturzenegger, está realizando una “tarea titánica” para enfrentar la escalada.

El último dato oficial dio cuenta de una inflación núcleo de 1,5% en enero, apenas tres décimas por debajo al IPC (1,8%), que considera los cambios de los precios regulados, que son los que más están subiendo.

La culpa de las subas: dólar y combustibles

La dinámica inflacionaria sigue tan vigente como antes en este comienzo de 2018. En las listas de precios que grandes industrias enviaron a los comercios, las mayores alzas se evidencian en:

  • Fideos (hasta 5% dependiendo de calidades y marcas)
  • Arroz (también hasta 5%)
  • Condimentos (hasta 6% en sal, azúcar, vinagres)
  • Cafés y aceites (hasta 6% según el tipo)

En estos últimos casos, así como también en las conservas de pescados, buena parte del aumento se debe al tipo de cambio. Y no es para menos: el dólar, que en Navidad se situaba en $17,50, ya superó los $20, lo que implica un ajuste del 16% en apenas 60 días.

El alza del billete verde no fue lo único que produjo el incremento en el rubro alimentos. El costo de los combustibles también hizo su parte.

En promedio, el valor del litro de gasoil (el más utilizado por los camiones que reparten la mercadería) se incrementó la friolera de 43%. Por cierto, el litro de diésel ya cuesta un 115% más que hace un año.

Desde las cadenas comercializadoras añaden el encarecimiento de los servicios públicos, básicamente del rubro energía eléctrica. Si bien los importes que deben enfrentar contemplan menos subsidios respecto a los hogares, lo cierto es que también se han movido por encima de la inflación.

Desde uno de los grandes supermercados, con fuerte presencia en Capital y conurbano, señalaron que la última factura de luz llegó con un alza del 65% en relación a la del año pasado.

Un rápido rastreo por los incrementos registrados ubica a las frutas como el rubro más “impopular” del último año. En promedio, se encarecieron 33%.

Por detrás se ubican las carnes (+27%); verduras (+27%); lácteos (+22%) y aceites (+14%).

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*